Como tenía doble personalidad, cuando se masturbaba era como si hiciese el amor.
Por eso, no iba al psiquiatra.