Los amantes son comunistas al acostarse: los dos comparten idéntica parte de la sábana. El matrimonio es la tiranía por ver quién se queda con las dos partes.