Poemas P. Moriche

Un día te levantas…

Fiel amiga

Un día te levantas de pronto y te das cuenta
Que el amor te ha subido el colesterol de la tristeza,
Que la lluvia ha comenzado a secarte la sonrisa
De gaviotas marxistas que bailaba tangos por tu cara.

Un día te levantas de pronto y te das cuenta
Que sigues siendo el mismo en el espejo,
Pero con algunos amigos que se han ido,
Y una mujer más que defraudar
Con tus castigos de besos,
Con el caciquismo barato de tu lengua…

Un día te levantas de pronto y te das cuenta
Que es julio y que Julio es el nuevo amante de tu esposa,
Y la brisa da un Golpe de Estado en tu ventana
Y a modo de maestra del franquismo
Comienza a darte bofetadas en el rostro.

Un día te levantas de pronto y te das cuenta
Que tienes miedo de todas las princesas de los cuentos,
Porque así era ella en un principio…
Y maldices entonces a Fiona, Cenicienta y Blancanieves….

Un día te levantas de pronto y te das cuenta
Que estás hecho de mazapanes y de olvidos,
Y de largos castigos de la abuela….
Entonces, miras callado los recuerdos
Y te rompes a pedradas la conciencia.

Un día te levantas de pronto y te das cuenta
Que todo ha sido al contrario, que es la vida quien te roe,
Quien te asfixia, te tortura y te maltrata,
Y que es la muerte, fiel amiga,
Quien viene a librarte del engaño.

Read More

Pantrigo

Porque tus padres son pobres, me decía,
Por eso no podemos ser novios
Y se iba corriendo a jugar al coger
Con las amigas
Dejando tras de sí un olor a pantrigo
Y dulce recién hecho de membrillo.
Otras veces me decía
Porque hueles mal
Y llevas los zapatos rotos
Y el mismo pantalón de hace tres años…
Y se iba a reírse de mí
Con la hija del alcalde y otras niñas.

Yo tenía entonces nueve años
Y no me enamoré de ella
Por su ternura o su incipiente belleza
Sino porque comía carne de cordero los domingos
Y eran tiempos de hambre y ¡qué hambre!
Y la carne de cordero
Me ponía más que todas las carnes femeninas,
Y el sabor de los besos de pantrigo
Se me hacía algo insuperable.

Read More

Si yo supiese

Si yo supiese desamar
Esta ciudad
Y enamorarme de otra
Sin calles donde siempre nos cruzáramos,
Sin semáforos que conspiraran en rojo
Para que te pares y me mires verdemente…

Si yo supiese desamar
Esta ciudad
Y enamorarme de otra
Sin nariz roja de payaso,
Sin rascacielos de piel de tortilla francesa
Y anuncios luminosos,
Sin estatuas que invocaran
Un pasado labrado de mentiras…

Si yo supiese desamar
Esta ciudad
Y enamorarme de otra
Que no me emborrachara
Con la puntualidad de un bus urbano
Cada noche,
Que no me recogiera, trasnochado,
Con el mismo retraso del periodo
De todas las mujeres que me besan…

Read More

Oh Favio

Aunque ahora me veas enclenque
Y desnutrido, ¡Oh Favio!,
Por culpa del tabaco y del buen vino,
Yo fui en otro tiempo
Espermatozoide vigoroso
Y hallé el oro
En olímpica carrera,
Yo fui el primero en entrar
En el estadio clitorial
que aquí me tiene,
yo fui el primero en alcanzar,
(entre múltiples gemidos femeninos)
los míticas paredes uterinas,
yo fui el primero en coronar ¡OH Favio!
El óvulo celestial
Que aquí me tiene.

Read More

Atraso

A veces atraso cinco años
Los relojes
Por ver si engaño al tiempo y no te has ido.
Pero nada sigue como antes.

Los calcetines negros
Se han convertido en golondrinas
De estar tanto tiempo esperándote
En los cordeles de la ropa.

La fregona no es capaz de borrar
De los rincones de la casa
Tu sonrisa,
Y en las fotos
Tus carcajadas de polvo
Continúan trayéndome la brisa.

Generaciones de pelusas
Se agolpan debajo de mi cama,
Los grillos desafinan cada noche
Porque saben que tú no lo escuchas,
Porque mi opinión
Apenas les importa…
Y los mosquitos se han marchado
Por que dicen que les chupo la sangre
Y que les pico y que le zumbo el sueño con mis alas.

La humedad sigue extendiendo su imperio
Por todas las paredes de la casa:
Aquí derrumba al gotelé,
Esclaviza a la cal y a sus despojos,
Allí decapita las cabezas de los zares
En los frescos,
Subyuga al rojo sangre del ladrillo…

Y de vuelta del trabajo,
En el quiosco de la plaza, la vieja
Que vende lotería
Me vende siempre
El boleto en que me toca esperarte.

Read More

Si supieras

Si supieras
Que hay tardes
En que marco un número cualquiera
De teléfono
Y pregunto por ti,
Y quedo recados a tu nombre…

Y aunque desde el otro lado del teléfono
Me acusan de loco o de psicópata,
Yo insisto
En que te digan que nos vemos
A los doce, donde siempre:
Donde enhebra el hilo de olas de sirena
La pupila románica del puente.

Read More

Sígueme en Twitter

Archivos