Hasta tal extremo había llegado la obsesión de la marquesa por la pulcritud y la limpieza, que para dormirse no contaba ya ovejitas, sino borreguitos de Norit.