Al pulsar el botón del desodorante suena como una víbora que fuera a atacarte; quizás es por ese miedo a las serpientes por lo que huele a veces tan mal en el metro