El único “pero” de los abrazos es que mientras más fuertes se dan más lejos se va notando a la otra persona.