El sentido de la vida ha llegado hasta límites tan bajos que para muchos la felicidad consiste en tener un coche bonito y ningún libro.