Los que practican esgrima se ponen caretas de apicultores porque ansían que el florete se convierta en una flor de la que salga miel.