Cuando sonreímos en las fotografías somos hienas que esperamos la carroña del flash, la muerte del cuerpo en una foto.