Las suegras creen tener el mismo derecho sobre uno que sus hijas, pero con la ventaja de saber que no tienen que acostarse contigo.