Napoleón tenía tantas condecoraciones que casi le cabían en los cuernos.