Nunca y siempre

Nunca debí amarte,
Ni contemplar la arquitectura de tu cuerpo
descubriendo que jamás fuiste de carne.
Nunca debí amarte.
¿De qué eres, mujer?
Manifestación de una verdad
nunca dicha,
Hecha de un secreto
no sabido por los otros.

Siempre debí amarte,
incluso antes del tiempo mismo,
antes de que Dios fuera Dios y dioses
y tú fueras yo y tú y nosotros
dejándome a mí sin existencia.

Nunca debí amarte,
aunque siempre te amaré más todavía.

3 Comments

  1. Me parece muy bello este poema, con pocas palabras expresas mucho. Felicitaciones.

  2. Muy bueno mejor que algunos famosos

  3. Bello poema de arrepentimiento, por qué llega el arrepentimiento… Las aventuras nos da una de sus jugadas y la menos esperada, pero gracias a Dios que la amaste porque escribiste un poema de estructura libre y lo mejor de escribir, supiste llegar al corazón de quien te lee. Un abrazo…

    Norma C. Acosta. M.
    Anfitriona de la Unión Hispanomundial de Escritores.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sígueme en Twitter

Archivos