Las persianas conocen los secretos de dentro de la casa y los de fuera, pero son tan enrolladas que nunca cuentan su secreto.