El día que cumplió los catorce se recostó sobre la ventana y tras meditarlo largo rato, concluyó que los príncipes sólo existían en las galletas. Y sólo hacía dos días del primer beso.