El verdadero progreso de la humanidad se mide en su forma de vestir, es decir, a menudo que disminuyen los trajes de soldado.