¡Qué gran decepción! -dijo el asesino al abrir la caja y descubrir que el matasuegras era en realidad un instrumento irrisorio para niños