Blog Post

Redactor de contenidos: todo lo que debes saber

Redactor de contenidos: todo lo que debes saber

En el mundo de los trabajos Freelancer o de las pequeñas empresas en internet, el redactor de contenidos es un tema muy frecuente. Este trabajo resulta indispensable para atraer en internet a los distintos usuarios, ya sea en páginas web, blogs o redes sociales. Todo ello se logra a través de contenidos y temáticas atractivas, pues las personas tienden a buscar la información a través de los motores de búsqueda. (Google, Yahoo, Bing, etc.) 

A través de publicaciones con contenidos interesantes o con el uso de palabras clave, es que se logra que diversos tipos de usuarios sean atraídos a la página o blog. Contenidos bien posicionados en un buscador llevan una optimización que permita un balance tanto para las personas como para el motor de búsqueda. Si continúa leyendo, conocerá todo lo que necesita para ser un redactor de contenidos. 

Redactor de contenidos

¿Qué es un redactor de contenidos? 

En la actualidad, los redactores de contenidos son muy necesitados, y el significado de la profesión tiende a confundir. En realidad, no es más que un escritor, pero no el clásico escritor de libros u otra literatura. 

El redactor de contenidos redacta para otras personas y con ello genera la información que aparece en una web o en los artículos de un blog o red social. 

Las implicaciones del trabajo demandan que el redactor de contenidos tenga conocimientos que igualen a los de cualquier escritor. Cada cliente impone diversos objetivos que el redactor debe lograr con su escritura. Los resultados de cada trabajo también dependen de los clientes o las marcas que lo contraten y son una medida de la calidad del trabajo del redactor. 

Una diferencia que marca al redactor de contenidos con otros escritores es que nunca hay constancia de quién escribió el artículo. Es decir, la autoría siempre queda en manos de la página o empresa que lo contrata. 

Habilidades necesarias para redactar contenidos 

Con el concepto de profesión aclarado ya conoce que la habilidad básica que se debe dominar es la escritura. No obstante, podemos listar otra serie de habilidades sin las cuales no sería un buen profesional. 

Dominar las técnicas de escritura

No se limita solamente a escribir sin tener errores de ortografía o gramaticales, sino que se necesita desbordar calidad sobre otros textos que aborden el mismo tema. Es importante sobresalir en la fluidez y en el acercamiento al lector que se utiliza.

Regular las pausas, longitud de frases, llamadas a la acción, etc. son habilidades básicas con las que debe contar un redactor de contenidos. Generalmente, el dominio de esta habilidad es fruto del tiempo en el trabajo. 

Ingenio y creatividad en los artículos 

Este punto es muy importante porque es lo que diferencia a un buen redactor de uno básico. El objetivo es mantener la atención del lector y no perderla durante todo el artículo. Para ello, el texto debe ser humanizado, o lo que es lo mismo, el lector debe sentir que hay una persona del otro lado de lo que lee. 

No es nada fácil lograr una narrativa que cautive y sobreviva a diversas distracciones. Es por ello que los textos deben ser sencillos, directos y abordar al lector como si se hablase con una persona. La asistencia visual también es también una habilidad a dominar

Es necesario el ingenio en un redactor de contenidos para que pueda apoyarse en un poco de humor, una referencia o cita de interés o en algún tipo de imagen. De esa forma puede enriquecer el contenido en una medida justa. Estos elementos logran un impacto en los lectores a través de la propia escritura. 

Redactor de contenidos

Dominar la investigación y saber documentarse

Sin dominar esta habilidad es imposible generar contenido de calidad, pues hay mucha información que carece de validez y posee datos obsoletos o poco fiables. Es imprescindible que tanto el cliente como el público objetivo confíen en la veracidad de la información que leen

La credibilidad es algo que debe mantener siempre el redactor de contenidos, por lo que debe esmerarse en comprobar y verificar cada dato o información que escriba. No se debe desinformar al lector, y por ello la investigación y documentación constituyen un trabajo previo muy fuerte. 

Dominar fundamentos básicos del SEO

Un buen redactor de contenidos debe utilizar el SEO de manera lógica. Pues tendrá que adaptarse a diario a los algoritmos cada vez más complejos que Google impone.

Para ello se debe tener capacidad de análisis y poder desarrollar contenidos bien posicionados en sus distintos contextos. Se debe calcular en forma precisa el uso de las palabras clave, sin sobrepasarse ni quedarse corto.

Se debe ser muy hábil para emplearla de forma natural y no forzada. Además, el redactor de contenidos SEO debe sintetizar toda la información a transmitir en un número reducido y limitado de palabras. 

Una buena cultura general es también una herramienta poderosa para un redactor SEO. Ella le será muy util para desarrollar el marketing digital, aunque siempre tendrá a su alcance internet para realizar diversas consultas. 

Conocer a que público se orienta el contenido.

Todo redactor de contenidos debe saber para quien está escribiendo. Quizás sea una de las primeras preguntas que debe responderse antes de escribir. Una audiencia no enfocada se traduce en un gran desafío, pues es muy difícil llegar con un texto a todos los perfiles generacionales y culturales. 

Se deben conocer aspectos relacionados con la demografía, el sexo, la edad, los intereses y gustos que representan a esos perfiles. Para ello, las redes sociales aportan mucha información para investigar que temáticas aprecia más el público al que se dirige el trabajo. Google Analytics es también una herramienta para el redactor que desea conocer lo más relevante para sus lectores. 

¿Cómo calcular cuánto cobrar por los contenidos?

Es preciso establecer una tarifa justa para atraer a los potenciales clientes. Los trabajos de redacción no se tasan por cantidad de páginas sino por la cantidad de palabras redactadas. Es una práctica muy común valorar el trabajo por millar de palabras. Pudiese evaluar cuántos trabajos puede realizar en un mes (medido en palabras) y compararlos con sus gastos. A partir de ahí puede definir un precio justo por sus servicios. 

Asegurar la coherencia, atraer al lector, cumplir los requerimientos del cliente y un buen fundamento del contenido se consume mucho tiempo. Además, existen temas sencillos y otros más complejos donde la documentación requiere investigaciones profundas. Es por ello que se debe tener en cuenta a la hora de cobrar el tiempo que demora redactar ese millar de palabras. 

Es un error cobrar muy poco, pues devalúa la profesión y la hace menos rentable en el mercado. Existen calculadoras de honorarios profesionales a las cuales te podrás remitir para simplificar el cálculo. Como ha visto en este artículo, un redactor de contenidos debe invertir en conocimientos y tiempo, por lo que nunca devalúe su esfuerzo. 

¿Cómo mejorar las habilidades de redacción? 

Seguramente se pregunta cómo mejorar la calidad de su trabajo o sencillamente como potenciar las habilidades que menos desarrollada tiene. Además del estudio sistemático y la práctica, puede seguir los siguientes consejos:

  • Potencia la sencillez y claridad del texto que redacte. Sobrecargar de instrumentos lingüísticos satura al lector y lo desorienta. 
  • Realiza borradores previos y sométalos a varias revisiones.
  • Busca apoyo en otros redactores de contenidos y sigue todos los cambios que se generan en el sector.  
  • Realiza actividades cotidianas y lecturas que te aporten ideas frescas
  • Logra caminos de retroalimentación potenciales clientes o de clientes consolidados para perfeccionar su trabajo. 
  • Nunca centres tus contenidos netamente en la venta, pues el lector reactivo a ese tipo de texto. 

Herramientas para redactar contenidos 

Redactor de contenidos

Para estructurar tu contenido coherentemente y lograr un posicionamiento SEO natural (que no fuerce el uso de palabras clave) existen diversas herramientas. Ajustarse a los requerimientos de Google no es solo repetir las mismas palabras clave. Es preciso mantener la calidad y recordar que el texto va orientado más a las personas que a los algoritmos de los motores de búsqueda. El uso de estas herramientas hará su trabajo diario mucho más cómodo. 

SEO by Yoast

El posicionamiento en los buscadores es elemental en un redactor de contenidos. Para ello no se puede obviar las herramientas SEO, y dentro de ellas SEO by Yoast es un plugin muy utilizado para que los artículos queden con la calidad requerida. 

No es la única herramienta SEO de este tipo que existe, pero destaca por ser completa y de muy sencillo uso. Con la herramienta se consigue una optimización del contenido, sin perder la naturalidad del texto, pues detecta el sobreuso de las palabras clave elegidas. Además, sugiere aspectos mejorables en el texto, así como la legibilidad del contenido.

Todoist

Generalmente, todo redactor lleva una agenda con los límites de tiempo para entregar sus contenidos. Por ello la gestión de las tareas pendientes resulta muy necesaria para un desempeño que demuestre fiabilidad. Todoist es uno de los muchos gestores de tareas, que le permitirá de forma fácil y mayormente visual administrar sus actividades pendientes. Además, es una aplicación con base web, por lo que sincronizará la agenda con todos sus dispositivos. También la mayoría de sus funcionalidades son gratuitas y las extensiones de pagos tienen precios asequibles. 

Dictation

En ocasiones, la velocidad a la que redactamos no alcanza y se corre el riesgo de incumplir el tiempo de entrega de un trabajo. Eso sin contar los errores que ocurren al escribir con el teclado. Esta aplicación permite el reconocimiento de voz de forma gratuita y sencilla, lo que resulta en un gran ahorro de tiempo

Solo basta con activar el micrófono y comenzar a hablar y Dictation devolverá el texto escrito de lo que dijiste. Una vez terminado, el texto puede ser guardado en un documento. Por supuesto que tendrá que revisar todo nuevamente pues no reconoce muchos signos de puntuación (solo el punto y cuando es expresamente dicho). 

Existen otras herramientas con este mismo propósito, por lo que para ahorrar tiempo puede seleccionar la que más se ajuste a su trabajo. 

Google Drive

Las diversas herramientas que incluye Google Drive son de gran utilidad para la redacción de contenidos y muchas otras tareas. En él encontramos los editores para documentos de texto, presentaciones, dibujos, formularios, hojas de cálculo, etc. Además, el trabajo es en Google Drive es acoplable con muchas otras aplicaciones web lo que facilita mucho el trabajo. 

No debes olvidar que entre los beneficios está la gran capacidad de almacenamiento gratuito. Además, puede sincronizar los archivos en todos los dispositivos y con la facilidad de compartirlos y comentarlos en cualquier momento

TinyMCE

Entre los múltiples editores de WordPress se encuentra TinyMCE. Su versión online resulta muy útil para editar las paginas HTML de forma visual. Cuenta además con una herramienta llamada Spellcheck, que funciona como un corrector ortográfico. Aunque no resulta infalible es muy utilizada por aquellos que redactan el texto directamente sobre WordPress. 

Stilus

Si deseamos una corrección ortográfica y gramatical óptima, no se debe confiar en herramientas de desarrolladores que no hablan español. Pues lo anterior deja a menudo muchos errores, que por confianza se pasarían por alto. Stilus es un sitio web desarrollado por profesionales de la lengua española, por lo que resulta la alternativa más fiable y completa para la corrección de la gramática y ortografía de textos en español

Se puede emplear desde su versión web o usar su plugin de integración con Microsoft Word. También corrige las variedades de Hispanoamérica y cuenta con diccionarios especializados en temas técnicos permitiendo regular la profundidad de la revisión. 

Instant Translate

Es muy común tener que documentarse con fuentes escritas en otro idioma. En muchas ocasiones, antes de redactar se puede encontrar la mayor fuente bibliográfica en el lenguaje inglés. Si el inglés no es su fuerte o le incomoda puede que le cueste mucho tiempo leer un texto en ese idioma o puede que palabras técnicas o no muy usuales le dificulten la comprensión. 

Es por ello que la herramienta Instant Translate resulta muy útil, pues se puede emplear gratuitamente como extensión de Chrome tanto en texto como en voz. Soporta más de 100 idiomas diferentes y es altamente configurable para las traducciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts

Te invito a suscribirte Gratis¿Quieres recibir Trucos, Consejos, Vídeos... sobre Copywriting, SEO, Marketing...?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies