Sobre mí

Yo era un niño inquieto que siempre tenía una expresión en la boca: ¿por qué…? Admiraba a la gente con barba que sabía muchas cosas y soñaba con ser algún día como ellos (aunque sin barba).

Corría el año de 1995 cuando conocí a mi primer gran amor, del que ya jamás me he separado: Internet. Sí, mis ojos de niño descubrieron que había un mundo abierto al conocimiento y al futuro. Y no se necesitaba más que un ordenador y una conexión telefónica (que entonces era cara e inhabilitaba el teléfono). Allí estaba todo, mejor incluso que mi tan soñada Biblioteca de Alejandría.

Luego, fui creciendo y haciendo mis primeras incursiones en el mundo de la escritura, ganando decenas de premios de narrativa y poesía… aunque también era “el niño que arregla los ordenadores”.

Mi extenso paso por la universidad determinó mi futuro. Me licencié en Historia, luego en Teoría de la Literatura y Literatura Comparada y finalmente terminé en Salamanca para licenciarme en Comunicación Audiovisual. En el camino hice algún máster, tres años de doctorado y me matriculé en otras varias carreras que tengo a medias. Lo quería saber todo, posiblemente porque para saber de algo hay que saber de todo, hay que desenmarañar las conexiones.

Durante estos años siempre seguía en Internet muchas horas al día: creando blogs literarios, canales de Youtube, periódicos digitales en los que llegaron a participar cientos de estudiantes, una productora audiovisual que sigue al alza y un gran número de páginas webs para empresas que llegaron a buen puerto o naufragaron en alta mar.

A la par, he sido durante siete años profesor de Secundaria y Bachillerato. Esto es, sin duda, lo que más me ha ayudado a formarme. Uno aprende de verdad cuando es capaz de enseñar a otros lo que sabe. En este viaje he impartido varias asignaturas: Lengua Castellana y Literatura, Filosofía, Tecnologías de la Información, Geografía…

 

En todo lo que hago siempre llevo por bandera la ética y la honradez que me enseñaron en la infancia. Para ser honesto con uno mismo, hay que serlo primero con los demás.

A partir de 2013 fui tomándome más en serio lo de vivir de Internet, sobre todo porque el auge del comercio electrónico lo estaba empezando a cambiar todo. Fue entonces cuando me inicié de verdad en el CPA y en el SEO, descubriendo que mis conocimientos universitarios en lingüística, gramática, sintaxis, semántica, comunicación audiovisual… eran la base de todo el posicionamiento.

Y es por ello que me aficioné a posicionar de forma desmedida. Es ver un nicho que puede tener tirón y no me lo pienso, compro el dominio y me pongo manos a la obra. He creado cientos de webs que me han dado muchas alegrías. Evidentemente siempre hay muchas que no arrancan o que la competencia invierte más o lo hace mejor.

Creo que para ser un buen SEO se necesitan muchos años de experiencia y miles de horas analizando datos y métricas.

Después, al SEO, lo he ido agrandando con el tan en boga copywriting (que ya estaba en Aristóteles), consiguiendo así la fórmula de lo que yo llamo mi éxito.

 

Algunas confesiones:

Lloro con algunas películas.

Me pierde una buena pizza y la Coca Cola Zero.

Creo firmemente que la Filosofía es la gran desconocida del marketing; que Platón, Zenón de Citio o Nietzsche deberían ser libros de cabecera de todo creativo.

Te invito a suscribirte Gratis¿Quieres recibir Trucos, Consejos, Vídeos... sobre Copywriting, SEO, Marketing...?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies